“Indiferencia y autocontrol”

Crítica literaria de Patricia Espinosa sobre “El tema es complicado”, de Juan José Podestá. Las Últimas Noticias, 15.02.2013

Las Últimas Noticias2_Página_1Lo que primero llama la atención en Juan José Podestá es su capacidad para contar historias a partir de muy pocos elementos, generando atmósferas apesadumbradas por donde circula una serie de personajes siempre dispuestos a encontrar un sentido a sus enrarecidas existencias. Podestá es un hacedor de ficciones que se arriesga a configurar personajes e historias en el norte chileno sin recurrir a una mirada llorona y nostálgica, sino que haciéndolo desde la plenitud de un realismo que aúna dramatismo y una tonalidad de marcada indiferencia.

El tema es complicado es un libro de relatos breves, con un estilo seco y poco rebuscado, donde cada personaje se encuentra atrapado por el fracaso, imposibilitado de escapar de una vida que desde siempre ha estado inmersa en la turbiedad cotidiana y a veces hasta pueril. Podestá consigue configurar seres aparentemente inmutables ante el dolor, que parecieran venir de vuelta de un infierno mayor al de todos los días.

La presencia del norte chileno opera como símbolo de un paradójico refugio, el territorio donde el mal se ha naturalizado y obliga a convivir, aunque sin mayor ruido, sin mayor escándalo, con un mustio día a día. Así sucede en el relato “Tocopilla”, cuyo título señala el lugar al que un médico, junto a su mujer embarazada, es destinado luego de haber cometido una negligencia. La presencia de un anciano paciente, unas macabras fotografías y la infidelidad llevan la vida del médico al límite. El cornudo es una figura reiterativa en estas narraciones, donde los hombres resultan introvertidos e impasibles ante los estrambóticos comportamientos de sus mujeres. La indiferencia y la ingenuidad masculinas se ven ejemplarmente retratadas en el tragicómico relato “De hambre”, donde los amoríos de un poeta vago, vilipendiado sin compasión por una celópata, derivan en la muerte del poeta.

El viaje es también un tema permanente en esta escritura. El protagonista de “Década”, que reside en España, regresa a Pica a ver a su padre, reencontrándose sólo con vidas destrozadas y sin salida alguna. En “A propósito de Helena”, una pintora resuelve abandonarlo todo y largarse hacia un futuro desconocido. Este aire de tragedia que cruza las historias es anulado por el autocontrol de los personajes. La contención sentimental es el aspecto que mejor desarrolla este volumen. Sus pinceladas de humor, aun cuando ocupan un lugar menor, no logran salir del anecdotismo fácil.

El choque entre la álgida tensión dramática y la austeridad emocional de cada protagonista es el gran mérito de este primer libro de Podestá, quien destruye todo cariz afectivo, todo bucle psicológico, mediante una perspectiva narrativa siempre distante, lejana, tal como en un eterno juego de póker, que intensifica la incertidumbre que pulsa en sus personajes.

Anuncios

Comentarios desactivados en “Indiferencia y autocontrol”

Archivado bajo "El tema es complicado", Crítica, Juan José Podestá

Los comentarios están cerrados.