Rodrigo Ramos lanza “Trocha”, crónica sobre la migración: “Sentí la necesidad de que este libro se leyera ya, pronto”

“Trocha” es el concepto que utilizan los migrantes venezolanos para referirse a la frontera. “Cruzar la trocha” es atravesar aquellos caminos riesgosos y a veces imposibles que los conducen al país de destino, a través de pasos irregulares. En Chile, lugar al que en los últimos años han arribado miles y miles de ciudadanos venezolanos, la trocha se extiende por el frío altiplano, en la frontera con Bolivia, y a lo largo del desértico límite norte con Perú.

Y es precisamente este concepto el que inspira el nuevo libro del escritor y periodista antofagastino Rodrigo Ramos Bañados, que será publicado este mes por editorial Narrativa Punto Aparte.

Trocha” es una crónica literaria que aborda el fenómeno de la migración en el norte de Chile, con especial foco en la crisis migratoria venezolana de los últimos años, desatada en paralelo a los efectos de la pandemia en el mundo. “En un momento dejé otros proyectos literarios para abocarme a este, por la urgencia en que se estaban precipitando los sucesos”, señala Ramos Bañados, en referencia a la compleja situación vivida en Iquique. “A diferencia de otros textos, sentí la necesidad que este se leyera ya, pronto (…) Me interesa el sentido de humanidad y lo político, que puede entenderse aquí como la crítica hacia autoridades que no reaccionaron a una crisis humanitaria”, agrega el autor de las novelas «Pinochet boy» y «Ciudad berraca», entre otras.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Daniel Plaza: «Mi interés fundamental era trasladar a la escritura una experiencia humana en el contexto de un viaje»

En su nueva novela “Ruta”, el autor de “Desierto” se sumerge en el relato unipersonal de una travesía rumbo al norte del país. “Uno no viaja para evadirse o salirse de sí, sino que para vernos a nosotros mismos a la luz del otro lugar”, señala.

Un hombre se interna por solitarios caminos rumbo al norte del país. Escribe una bitácora a partir de los detalles que observa en la carretera: una estación de bencina perdida en la amplitud del horizonte, un rebaño de cabras que se cruza en su camino, los pequeños negocios que sobreviven pese a la aridez del paisaje. El sosiego del trayecto contrasta con los álgidos recuerdos de un viaje anterior que van aflorando a medida que se acerca a su destino. Con implacable renuencia, intenta reconstruir las piezas de un pasado extraviado, marcado por la elusiva presencia de una mujer a la que busca, pero que ya no está.

Daniel Plaza, autor de la celebrada novela “Desierto” (Narrativa Punto Aparte, 2018), presenta este mes su nueva creación, “Ruta”, una pieza literaria concisa, sobria y casi minimalista, inspirada en un viaje unipersonal donde los silencios y las ausencias se convierten en verdaderas señales de ruta.

El volumen, publicado por Narrativa Punto Aparte, forma parte de su colección de narrativa contemporánea.

—¿Qué te inspiró para escribir esta novela? ¿Cuáles son las temáticas y motivaciones que tuviste en cuenta?

—La experiencia de un viaje personal, realizado durante el verano del año 2018, fue la inspiración para escribir esta novela. Interesado en volver a recorrer una zona del norte de Chile, que tenía íntimamente guardada en mi memoria, y en tomar registro de los nombres de algunos sitios para una novela en la que intentaba trabajar, emprendí esta aventura durante el mes de febrero de ese año. Pero el viaje me sorprendió. Al adentrarme por aquellos lugares, se abrieron también sensaciones, recuerdos y reflexiones personales que convirtieron el viaje en una experiencia íntima. Aquella situación modificó mi intención original con respecto a la novela en la que trabajaba. Surgiría posteriormente “Ruta”. En cuanto a las motivaciones, definitivamente lo más relevante para mí fue la experiencia del viaje. Es decir, a diferencia de lo que en esta forma de vida consumista en la que estamos inmersos y que promueve el hacer cosas en el viaje porque hay que hacerlas, me interesó y me surgió naturalmente trabajar con la experiencia humana de un viaje. No me importaba la acumulación del dato asociado al “yo estuve ahí”, menos la selfie o cumplir con la rutina del turista. Mi interés fundamental era trasladar a la escritura una experiencia humana en el contexto de un viaje. Creo que esto es lo que debemos pensar hoy. Siempre gravitó en mí, al momento de trabajar la novela, la noción de que uno no viaja para evadirse o salirse de sí, sino que en la medida en que el viaje nos muestra otras cosas, nos emplaza a nosotros mismos, nos obliga a mirarnos, a vernos a nosotros mismos a la luz del otro lugar.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo "Ruta", Daniel Plaza

La seductora e ingeniosa excentricidad de «Diario de Provincia» de Yuri Pérez

Por Fernando Moreno Turner, Doctor en Estudios Ibéricos e Iberoamericanos por la Universidad de Paris, Doctor de Estado en Estudios Latinoamericanos por la Universidad de Poitiers, Doctor en Literatura.   
 

Después de publicar, entre 1994 y 2006, once libros de poesía, Yuri Pérez ha dado a conocer, hasta ahora, cinco obras narrativas: Suite (2008), Niño Feo (2010), Mentirosa (2012), La muerte de Fidel (2013) y Virgen (2017). Y los lectores han podido constatar cómo, gracias a un trabajo parsimonioso y constante, dando muestras de un innegable talento, el autor ha venido configurando un notable corpus novelesco caracterizado por una especial singularidad. Con lo cual quiero decir que Yuri Pérez, como sucede con los llamados “grandes autores”, posee una escritura que le es propia, esto es, reconocible, identificable, caracterizada por un sello personal inconfundible y que, por lo mismo, permite que se le pueda considerar como uno de los escritores más destacados de la narrativa chilena de este siglo.

En aquel citado conjunto novelesco se hurga en las historias personales de personajes marginados o marginales, subalternos, enfrentados a sus precarias condiciones de existencia, a sus complejos entornos, deteniéndose en las dificultades e incomprensiones, en las situaciones límites, efectuando una labor de memoria que quiere llenar los vacíos de un pasado, secretar sus secretos. Siguiendo el patrón del oxímoron, en estos personajes de Yuri Pérez conviven la degradación con el orgullo, la vileza y la pasión, en particular por la literatura, en ambientes y espacios donde lo rutinario puede adquirir matices tanto de espanto como de éxtasis, y en los que surge lo bello en medio de lo trivial y de lo sórdido, la desmesura junto a la moderación, el resentimiento al lado de la comprensión, el horror lindante con la felicidad, y donde ironía y parodia hacen de las suyas. Al hacerlo, también se escarba en la histeria y en la historia colectivas, en las taras y cargas de una sociedad estigmatizada por violencias y desequilibrios de todo tipo.

Ahora bien, la nueva novela de Yuri Pérez que hoy nos convoca, comparte varios de estos rasgos, pero también presenta otros que la diferencian de sus creaciones precedentes. De hecho, si de las anteriores se podía decir que se trataba de diversas concreciones de lo que serían, en el fondo, diarios personales, aquí estamos frente a otro tipo de diario, otro tipo de escrito, puesto que el título se está refiriendo al “periódico que se publica todos los días”. Lo cual querría decir que aquí ya no se trata tan solo de la exhibición de un mundo privado, sino de lo contrario, más bien la proposición de una apertura y una expansión hacia otras dimensiones, hacia lo social, hacia la ficcionalización de un formato que pretende la información y la divulgación de lo cotidiano a un público deseoso e interesado. Pero, seamos cautelosos, se trata de una novela de Yuri Pérez y, por lo tanto, no todo puede ser tan simple ni palmario.

Y las razones son varias y variadas.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo "Diario de provincia", Yuri Pérez

Gonzalo Ilabaca presenta su libro “Valparaíso de noche y las siete vidas de Eugenio Carramiñana”

El volumen reúne más de ochenta horas de entrevistas realizadas por el pintor y escritor porteño a Eugenio Carramiñana, Hijo Ilustre de Valparaíso, quien refleja, a través de su historia personal, la historia de la ciudad a lo largo de varias décadas del siglo XX.

Durante 16 meses, el pintor Gonzalo Ilabaca, Ciudadano Ilustre de Valparaíso, visitó a Eugenio Carramiñana, Hijo Ilustre de la ciudad, en una antigua casona de la calle Pedro León Gallo de Playa Ancha. Armado de una grabadora, Ilabaca registró más de ochenta horas de entrevistas en las cuales Carramiñana, a sus más de 90 años, relataba con asombrosa claridad pasajes de su vida personal, pero también de la historia de Valparaíso a lo largo de varias décadas del siglo XX.

El resultado de este trabajo es “Valparaíso de noche y las siete vidas de Eugenio Carramiñana”, un libro testimonial, recopilado y editado por Gonzalo Ilabaca, pero narrado en primera persona por el propio Eugenio Carramiñana.

El libro, publicado por la editorial porteña Narrativa Punto Aparte, como parte de su colección de títulos de no ficción Expedientes, es un exhaustivo relato que incluye memorias, anécdotas, datos históricos y fotografías del archivo privado de Carramiñana. A causa de la contingencia sanitaria, el hito de lanzamiento de este libro será el estreno de un video donde Ilabaca y Carramiñana hablan sobre este valioso documento. El video  será estrenado este jueves 24 de junio, a las 19.00 horas, en las plataformas de Facebook y Youtube de Narrativa Punto Aparte.

Dividido en siete capítulos –las “siete vidas” de Eugenio Carramiñana-, el libro recoge diversos momentos en la vida de este antiguo vecino porteño, cuya familia de inmigrantes españoles lleva más de un siglo asentada en el corazón histórico de Playa Ancha.

Así, el texto reúne las diversas actividades y oficios en la vida de Carramiñana, desde su trabajo tras el mesón de los antiguos emporios de su padre hasta su labor como funcionario bancario en el bullante “Wall Street porteño” del siglo XX. En estas memorias, Carramiñana relata sus aventuras como corredor de carreras de autos clásicos en el parque Alejo Barrios, destacado montañista, conscripto del Regimiento Maipo, vendedor viajero, trabajador portuario, feriante de la avenida Argentina, gerente del diario La Unión y dueño del Teatro Mauri, entre muchas otras facetas. Con enorme franqueza, confiesa tanto sus anécdotas en la interminable fiesta de la bohemia porteña de antaño, entre bares, boites, salones de baile y burdeles, como sus duros días en la Cárcel porteña y otros centros de detención política, donde pasó tres años de su vida, condenado por un consejo de guerra durante la dictadura.

En su casa, rodeado de numerosas fotografías, recuerdos y archivos que atesora con cariño, Eugenio Carramiñana señala: “Yo este libro lo pensé como un desahogo”. De sus almuerzos con Gonzalo Ilabaca en el emporio Santo Domingo de plaza Waddington –en la “mesa de los ilustres”, que habitualmente compartían el Ciudadano y el Hijo Ilustre de Valparaíso- nacieron las conversaciones que llevaron a este libro.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo "Valparaíso de noche y las siete vidas de Eugenio Carramiñana", Gonzalo Ilabaca

Libro antológico reúne la obra de 20 artistas visuales contemporáneos

Un libro antológico, que reúne una muestra fotografías y texto apreciativos de la obra de veinte artistas visuales contemporáneos ligados a la ciudad de Valparaíso, cuyo obra está vigente y en desarrollo en estas primeras dos décadas del milenio, es la que presenta editorial Narrativa Punto Aparte, a través de su colección Artes Visuales.

Se trata de un trabajo desarrollado en conjunto con galería de arte Bahía Utópica de Valparaíso, que por quince años se ha dedicado a la difusión y promoción del arte visual desde la región.

Con la curatoría y textos de Nancy Arancibia y Bertrand Coustou, fundaderos y directores de Bahía Utópica, y Boris Montecino, profesor de Arte, el libro “20 x 20. Veinte artistas de Valparaíso para el siglo XXI» es un retrato coral del arte en esta ciudad durante las décadas recientes. Por sus páginas transitan pintores, escultores, dibujantes, grabadores y muralistas, emergentes y consagrados, porteños e inmigrantes del arte, académicos y autodidactas, utópicos y obsesivos. Artistas diversos en edad, formación e historias de vida resuenan en este libro en concordancia con el espíritu heterogéneo de Valparaíso y su obra constituye un patrimonio cultural invaluable.

A través de valiosas fotografías y textos apreciativos, el libro invita a recorrer la obra de: Iván Cabezón, Gonzalo Ilabaca, Eduardo Mena, Loro Coirón, Cristian Castillo, Jorge Martínez, Lucy Lafuente, Salvador Amenábar, Giancarlo Bertini, Lobsang Durney, Pablo Villegas, Juan Pablo Neira, Luis Beto Martínez, Tatiana Zentsova, Roberto Acosta, Un Kolor Distinto, Álvaro Miranda, Danila Ilabaca, Martín Riveros Baxter y Mon Laferte.

“Este libro es un reflejo de lo que nosotros, como galeristas y gestores culturales, hemos apreciado desde hace casi quince años a través de Bahía Utópica, instancia que nos ha brindado la oportunidad de conocer y difundir la obra de estos valiosos artistas cuya creación está íntimamente vinculada a Valparaíso. Nos parecía necesario dejar este testimonio, una fotografía de lo que se está haciendo en el ámbito del arte visual desde la región en estas primeras décadas del milenio, considerando desde artistas consagrados que siguen vigentes hasta creadores más emergentes que proyectan su obra hacia el futuro. Como toda antología, este libro es solo una muestra, una foto del momento, que no pretende abarcarlo todo ni ser una representación exhaustiva, y por eso mismo estamos empeñados en seguir realizando este ejercicio a futuro con más artistas que forman parte de este rico universo cultural”, señala Nancy Arancibia, directora de Bahía Utópica.

“Como galería de arte, participar de esta edición resulta una oportunidad invaluable, ya que constituye el relato del territorio del cual surgimos. Editar un libro de arte es un desafío en sí mismo; no tiene ningún sentido poner por delante la marca institucional de una galería de arte, de un museo o el nombre de un coleccionista o de un mecenas, si no hay ante todo la preocupación de instalar a los artistas como protagonistas principales”, agrega Bertrand Coustou.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized