La otra vida de Norman Bates

Publicado en La Estrella de Valparaíso, 9 de julio de 2010

“Un niño ha intentado pegar a su espalda las alas que ha extraído a los pájaros, para ver si puede volar. Le he explicado que aquello es imposible, pero me ha dicho que lo soñó y que ha escuchado de boca de sus padres que cualquier sueño se puede hacer realidad. Le dije que sus padres estaban locos.  El niño me ha dicho que yo también. Una tarde escaló la ventana y se quiso lanzar. Lo tuve que expulsar por algunas sesiones”

El fragmento es parte de la bitácora de clases que lleva el profesor de un taller para embalsamar pájaros. Claro que no se trata de cualquier profesor, sino de Norman Bates, ese ícono del suspenso que escapa del imaginario de “Sicosis” para reaparecer en las páginas del libro del escritor porteño Claudio Faúndez, convertido en un hombre obsesionado con la idea de conservar la pureza y evitar la descomposición del amor.

“Variaciones sobre la vida de Norman Bates”, relato que da título al libro, es uno de los cinco cuentos que conforman el primer volumen del nuevo sello editorial Narrativa Punto Aparte. El libro tendrá su lanzamiento hoy (9 de Julio de 2010), a las 21.00 horas, en una actividad que se realizará en el Salón Rojo (Blanco 1067, Valparaíso), y que contará con la presentación del pintor Gonzalo Ilabaca y el poeta Sergio Madrid.

REDENCIÓN

Perturbadores, delirantes, irónicos y extrañamente enternecedores, los relatos de “Variaciones…” crean un universo único, lleno de personajes excepcionales e inclasificables: desde dos ancianos al borde de la demencia que regentan un motel de nombre “Los arbolitos quemados” hasta una mujer imposible, siempre ausente y referida, que desafía a un hombre a hacer volar un pájaro muerto como prueba de su amor.

El libro es el segundo título de narrativa del escritor Claudio Faúndez, quien ha publicado “El silencio: Manuscritos para suicidas del mañana” (2000) y el libro de poesía “34” (2005).

-¿Por qué te inspiró el personaje de Norman Bates?

-Nació de una de esas preguntas que no sabemos por qué nos esforzamos en responder… Si Norman atendía el motel Bates, que tarde mal y nunca recibía pasajeros, y de paso mataba a las mujeres… ¿de qué vivía? Entonces imaginé que Norman da un taller para embalsamar pájaros a los niños en el colegio del pueblo y se enamora de la pureza; entonces embalsama a una niña y la hace su esposa, deja a mamá  y se va a vivir con ella. En el fondo indago si es que un asesino en serie puede ser redimido por el amor.

-¿Qué detonó esa historia?

-En un colegio en donde di un taller el sostenedor había sido veinte años policía de homicidios y había renunciado y puesto un colegio; entonces lo veía en la mañana hablando con los niños y pensaba: “¿Qué pasa por su cabeza? ¿Cuerpos mutilados, charcos de sangre?… Aquella realidad fue parte del origen de la historia. Una película, una obra de arte y la realidad, el espanto maquillado de espanto.

LOS POETAS

-En tu libro hay un relato que habla sobre tres poetas que se juntan para armar una bomba y detonarla en una feria del libro. Se percibe un tono irónico en ese cuento, especialmente respecto de los poetas y las agrupaciones literarias. ¿Hay una intención provocativa en esa historia?

-El cuento de la bomba tiene la intención de develar que los mismos vicios que odiamos del mundo, y que en algunas ocasiones contaminan nuestro quehacer literario: la ambición, la competencia como bandera de lucha, la figuración. Eso me molesta y por eso mismo no debiera estar dando esta entrevista , pero ya ves…

-Hay una característica en los relatos, una cierta impersonalidad en los personajes, sin nombres, sin descripciones físicas, sin origen conocido (la divorciada, el estafador, los ancianos, los poetas, la embalsamada, etcétera). Tampoco hay un universo ni una idiosincracia reconocibles (no son, por ejemplo, cuentos “porteños”). ¿A qué se debe esta elección?

-Porque hay un mundo que no tiene nombre, ni siquiera es un mundo: una dimensión tal vez sería lo correcto, una dimensión que existe aquí, en la Plaza Echaurren y al mismo tiempo en la Unión Soviética o en Alemania. El dolor es el mismo, la locura es la misma, la estupidez es la misma, la traición es la misma y las personas qué decir: todas iguales, unos más malos que otros, sean artistas o fiscalicen la limpieza en las carnicerías. Y lo que nos puede redimir, el amor, también en algún momento se transforma en una historia de terror. Es inevitable. Cuando escucho reír a mi hija de tres años pienso en que esto que digo tal vez no sea tan así…

LITERATURA Y ARTE VISUAL

Una característica del diseño editorial del sello Narrativa Punto Aparte es la inclusión en las portadas de obras de artistas visuales chilenos. En “Variaciones…” aparece un detalle de la obra “Bosque quemado”, del pintor Gonzalo Ilabaca. En “Niño feo”, novela del escritor capitalino Yuri Pérez, que será presentada el 23 de julio, aparece “Al filo de la navaja”, aguatinta de Eduardo Mena.

Publicacion La Estrella de Valparaíso

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo "Variaciones sobre la vida de Norman Bates", C. Faúndez, Entrevistas, Notas de Prensa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s