Un espectro avasallador

Por Eduardo Farías Alderete. Publicado en Periodico Informarte

 

Namazu-eventNAMAZU es el nombre de la nueva  novela  de Rodrigo Ramos Bañados, publicada por Editorial Punto Aparte de Valparaíso. La trama  es ágil y compuesta por un buen uso de los  planos temporales de una historia interesante de principio a fin.

Namazu es un pez mitológico japonés que anunciaba terremotos. “Extraño pez, de no más de 35 centímetros de largo, plomizo, con ambos ojos por un lado, dos cachos o antenas de cinco centímetros y forma de boomerang”, un pariente  lejano de Kalule, otro mítico y funesto pez, y tal vez el mismo.  A Tocopilla ciudad del litoral norte de Chile, arriba un científico y su ayudante ambos japoneses  a instalar y probar una “máquina para predecir terremotos”. No cabe duda de la buena elección del campo de estudio, por lo  tectónico de la región.

Ramos plantea entre los personajes  una trama bien articulada en que  nos muestra  a Hiromu  y su relación de jefe a subordinado  con Kasunoki que  retrata en sí un desgano que trae desde Japón, esa deshonra siniestra que lo lleva al norte de Chile y a la vez ese fastidio se encarna en Kasunoki como ayudante de un antihéroe defraudado por su propia existencia y lo que le rodea. Magda es un personaje que a pesar de un planteamiento narrativo simple, tiene la complejidad suficiente para ser clave en la narración general, periodista del diario de Tocopilla, ex candidata de belleza y en vistas a marchitarse en esa localidad. Ronald Araya con una carga de encarnar al común de los mortales y ser otro antihéroe, el eterno enamorado de Magda; nótese el brillante planteamiento que se da en la entrevista con su abogada, un testimonio rayano en lo delirante.

Tocopilla, como telón de fondo y un personaje más. Hay pasajes narrados con maestría y hasta con sorna, los detalles están imbuidos de un realismo lindante en lo natural y lo crítico… el mundo de Tocopilla narrado  en lo atroz como lo podría catalogar  un observador del “mundo civilizado”. Y ese afán terrible por catalogar como chino  todo lo oriental. Pero en ese ambiente de desdicha se encuentra algo peor, la presencia de una violencia irracional en sordina y sólo legible desde el prisma de un pueblo  olvidado de la mano de Dios. El poblado nortino  con aires anecdóticos y hasta vulgares es el  fiel retrato de ciudades con alma de pueblo  que no divisa futuro alguno.
No hay realismo mágico si no un realismo a  secas, duro, compacto y vigoroso. Y aquí sucede una contradicción literaria, relatar la miseria con riqueza de imágenes.
Al lector común y  a los no lectores se les puede ocurrir la peregrina idea de que la miseria siempre llama a la violencia o la violencia viene ineludiblemente atada a la misma, cuando en realidad su transversalidad obedece a la idea atávica en la humanidad por ser tal, aun así encontramos los mejores gestos de la misma dentro de la miseria; en Namazu, no. Es un amplio arco narrativo de infortunios, un espectro avasallador y amargo que resulta ameno y cotidiano, ése es el logro del oficio narrador de Ramos y de esta novela en comento.
El final arriba como un golpe atroz. Altamente recomendable.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo "Namazu", Rodrigo Ramos Bañados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s