Japoneses en Tocopilla

Por Patricia Espinosa, Las Últimas Noticias, 27.09.2013

CRITICA NAMAZU LUN 27092013Rodrigo Ramos Bañados es de Antofagasta y hasta el momento ha publicado Alto Hospicio (2009), una oscura novela centrada en un psicópata, y Pop (2010), relato de frontera, que problematiza la violencia de la migración y el choque cultural implícito en tal proceso. En su nuevo libro, Namazu , confluyen elementos de sus dos anteriores narraciones. Se destaca en el volumen una prosa suelta, rápida, con un tono de crudeza que parece nutrido en la vieja crónica roja, ese estilo periodístico que la dictadura destazó y convirtió en el deslavado y pretendidamente objetivo periodismo policial que cunde hoy en día.

Namazu se concentra en tres particulares personajes. Los dos primeros son Hiromu y Kasunoki, unos sismólogos japoneses que llegan a Tocopilla a rastrear un posible tsunami; Hiromu, extraño, solitario e introvertido, constituye el opuesto absoluto de Kasunoki, hijo de madre peruana y padre japonés, de apariencia pokemona, enamoradizo y con un deseo irrefrenable por todo tipo de rarezas. El tercer personaje importante es Magdalena, la joven y ambiciosa periodista del único medio local que vive con su anciana madre y su pequeña hija.

La narración se centra en Hiromu y paulatinamente en Magdalena. Al comienzo, el japonés escribe breves textos en estilo de diario de vida que dan cuenta de sus resquemores con el sitio donde se encuentra, de sus dudas laborales e incluso de su casi enfermizo deseo de catástrofe. Es lamentable que la inclusión de los microtextos íntimos y mortuorios escritos por este tremendo personaje se detenga en la mitad del volumen, adelgazando en parte la densidad del relato. Respecto a Magdalena, habría que señalar que su historia, al igual que la del vecino-amante ocasional, posible asesino de dos pequeñas, resulta atractiva pero es abordada someramente.

Donde sí acierta Ramos es en el contrapunto entre los dos japoneses y la relación que ellos mantienen con el xenofóbico pueblo que los acoge. De igual manera, consigue configurar con habilidad a Tocopilla como un espacio geográfico y social agonizante. Su mirada hiperrealista resulta implacable al acusar el abandono estatal en que se encuentra el pueblo, que opera como un vaciadero de todo tipo de desechos. El entorno contaminado ha dejado sus huellas en los distorsionados cuerpos y psiquis de sus habitantes, aislados de cualquier centro y prácticamente indiferentes ante de la posibilidad del exterminio total.

Namazu es una novela que, a pesar de lo ultraconcentrada, consigue de manera efectiva y convincente generar una historia opresiva, más un repertorio de personajes ruinosos, desde una mirada áspera y sin complacencia. Ramos Bañados es de los pocos autores actuales que está siendo fiel a un proyecto literario que se ha ido fortaleciendo y al que sin duda hay que seguirle la pista.

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo "Namazu", Crítica, Rodrigo Ramos Bañados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s