Archivo de la categoría: Daniel Rojas Pachas

Momentos Random

Por Juan José Podestá, publicad en letras.s5.com

“Las malas obras no tienen perdón,
las mediocres no tienen interés,
y las buenas no tienen explicación”
Julio Ramón Ribeyro


portada randoms-rojas pachas2Momento Random #1: “Rescate en el barrio chino”

No hace mucho tiempo atrás, regresábamos en bus varios escritores desde Tacna a Arica. Veníamos de un encuentro trinacional de poetas, y fueron jornadas intensísimas. Pues bien; en aquel regreso, y mientras Pancho Ide alucinaba en voz alta con la idea de arrastrar un caballo muerto por alguna playa, cual Orlando Furioso, miré sin querer a Daniel Rojas. Estábamos casi entrando en la parte chilena de la frontera, y él estaba pensativo, como casi siempre, aunque una leve sonrisa asomaba en la cara. Me pregunté en qué estaría cavilando. Quiero creer que la respuesta está en Random. Quiero creerlo porque me encantaría fraguar una novela en plena frontera. Quiero creerlo porque Random es pura frontera -como todos los que la han leído saben-, y también deseo creerlo porque así creo yo que deben ser pensados los libros, la literatura a fin de cuentas: en lugares que son como bisagras (como la frontera chileno-peruana), en sitios peligrosos, cortantes, como las gilletes que me mostró un poeta tacneño en el encuentro aludido, y que más que agresivo era candoroso con esa arma improvisada y chica, tan delgado y tan poeta peruano adolescente.

Y como teorizar sobre Random a estas alturas de la tarde me parece poco elegante, me remitiré a otras cosas sobre cómo creo yo que nació esta novela tan breve y tan excesiva, tan agobiante y agresivamente heterogénea.

Momento Random #2: “El vengador tóxico”
Estaba yo en un bar de Tacna llamado Zeit tomándome un pisco Italia, cuando siento ruidos al fondo. Resultó ser una lectura poética. Yo no conocía a Daniel, pero había oído de él. Mientras escuchaba a los poetas, sentí que alguien me miraba insistentemente. Me dije que ojalá fuera una tacneña con la que al día siguiente pudiera ir a la feria Caplina. Pero no: era Daniel. Nos presentaron y coincidimos casi de inmediato en que Memet es y es el peor poeta no de Chile, sino de la láctea, como dijo Piñera. Esa mala leche ya permeaba a Random. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo "Random", Daniel Rojas Pachas, Juan José Podestá

La línea entre Homero y Joyce: “Random”, de Daniel Rojas Pachas

Por Víctor Quezada. Publicado en La Calle Passy 061

Random (Valparaíso, Narrativa Punto Aparte, 2014) es el libro más reciente de Daniel Rojas Pachas, escritor nacido en Lima pero que reside desde su juventud en Arica, la puerta norte de Chile. El siguiente texto indaga en la idea de la línea recta que concebimos cuando pensamos la tradición literaria y la articulación temporal de las novelas.

portada randoms-rojas pachas2…este viejo buena onda me dijo en un taller apócrifo, sin fundaciones ni grandes edificios, en una población en que le hicimos clase a unas señoras: “Cuando joven todos los poetas de mi generación querían bajo cualquier vía conseguir y tener en sus manos una copia del Ulises de Joyce, era un fetiche, y Armando Uribe propiciaba esa fijación al hablarnos sin tregua del irlandés. Caminando un día por el centro y al pasar por una librería, le dije a Teillier… […] Bueno, Jorge que era muy atento, escuchó esto que era importante para mí y en realidad para todos, tener y leer ese libro capital que era el Ulises y del cual solo teníamos buenas referencias. Ese texto nos haría mejores observadores, relatores, poetas. Campechano, Jorge no respondió de inmediato, siguió mi diatriba y de pronto de golpe, sin vacilar, impactó diciendo: Gran cosa. Homero no leyó a ese tal Joyce (84).

Esta cita me parece interesante. No solo por esa especie de avidez incontenible que obliga al amateur a querer conocer cada uno de los eventos, por nimios que estos sean, que formaron parte de la existencia del ídolo que admiramos, sino que también porque (y a todos nos debería parecer obvio) Homero no leyó a ese tal Joyce. O podríamos decir con mayor exactitud: Homero, para escribir la Odisea, no leyó elUlises, sin embargo, Joyce, para escribir el Ulises, necesariamente tuvo que haber leído a Homero. Ahora bien, ¿podríamos pensar que Homero sí leyó el Ulises? ¿Qué pasaría si aceptamos que el Ulises de Joyce fue influencia directa en la escritura de la Odisea? Si la tradición literaria occidental la entendemos como una línea sucesiva de hitos en la cual Homero se sitúa como el primer hito de importancia y Joyce como uno de los últimos, ¿en qué quedaría convertida esa línea recta sin accidentes que es la tradición literaria occidental? Por supuesto esa línea dejaría de ser una línea recta orientada al futuro para adquirir otras figuras más intrincadas en las que el tiempo, por ejemplo, perdería su carácter imperativo. Si Homero leyó elUlises, esa línea temporal se volvería puro espacio, una superficie plana y expansiva sin mayor concierto que su expansión desbordada, en la que el Ulises y la Odiseaconvivirían uno al lado del otro, en un mismo nivel, aplanado el tiempo. Y si todos los libros comparten lugar, entonces, toda la cultura se vuelve citable porque su manera de relacionarse es por la contigüidad en el espacio; relación por la cual los libros podrían a la vez definirse y dispersarse.
Este ejercicio que hemos hecho parece ser de ciencia ficción, pero es más real de lo que creemos. Nuestra cultura contemporánea pareciera moverse en esos sentidos, no ya hacia adelante (un libro a la vez, un disco a la vez), sucesivamente, sino hacia todos lados al mismo tiempo, una vez que el pasado y la historia se nos han ofrecido en su apertura fatal que juega a hacer enteramente disponibles sus elementos para el presente (Sergio Rojas). Quizás esta apertura de la tradición y la historia como espacio no sea ya más que un cliché o, de manera ilusoria, no sea pensable y decible sino a través de incontables clichés, como ese cliché de la falta de originalidad tan dado al escepticismo contemporáneo:

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo "Random", Daniel Rojas Pachas

Infamia sin control

Por Patricia Espinosa, publicado en LUN 08.08.2014

 

RANDOM_LUN 08082014En un contexto donde la escuela, los medios masivos y el mercado han construido un tipo de lector imposibilitado de acceder a escrituras complejas, y donde buena de lo que se publica pareciera querer satisfacer sólo a ese lector estándar, explorar escenarios distintos sigue siendo un acto de rebeldía lleno de sentido. Random se instala en el cada vez más reducido territorio de la experimentación con una novela prolija en su empeño por desviar la noción de centro, a partir de la proliferación de ficciones empapadas de perversión.

Random es un volumen conformado por 54 fragmentos numerados de manera aleatoria, que contienen el nombre de una banda musical o un cantante, uno de sus temas y el tiempo que éste dura: “Sonic Youth / Peace Attack / 6:09”. Así, entre otros, aparecen Johnny Cash, Rob Zombie, PJ Harvey, Talking Heads, Blondie y hasta Los Blops, conformando no sólo la banda sonora del protagonista, sino el correlato germinal de cada uno de los fragmentos centrados en la maldad, el desamparo y la rabia. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo "Random", Crítica, Daniel Rojas Pachas

Historias como esquirlas

Por Gaspar Santander, publicado en La Estrella de Valparaíso 02.07.2014

critica random estrellavalpo 02072014No son pocos los autores que han recurrido a la escritura fragmentaria para crear obras que apelan a lector como un agente activo en la construcción de la obra. En efecto, las elipsis intencionadas así como el caos lógico-temporal han sido empleados en la literatura y en el cine para plantear obras que sacuden los cánones más tradicionales de sus respectivos géneros. Algo de esto es lo que propone el escritor ariqueño Daniel Rojas Pachas en su novela “Random” (Narrativa PuntoAparte), pero su apuesta estética avanza por caminos mucho más arriesgados que los ya transitados por sus antecesores. Pues, más que romper únicamente con la linealidad y la secuencialidad, la obra de Rojas Pachas quiebra el concepto de relato e irrumpe como un puño que atraviesa múltiples planos de la realidad literaria.
Lo “randómico” tiene que ver con lo aleatorio, con el azar, e incluso con lo raro o inesperado, en otra de su acepciones. En la novela, el concepto apela a esa función de los reproductores digitales que permite escuchar los tracks en un orden aleatorio -de hecho, cada capítulo está titulado con el nombre, intérprete y duración de una canción-. Sin embargo, posiblemente aquí el concepto “random” se asocie mejor con una triquiñuela informática que permite generar infinitos números aleatorios dentro de un programa, de la misma forma que, en este libro, cada fragmento permite crear nuevas e inesperadas combinaciones literarias.
Estas combinaciones son las historias que, como esquirlas, se clavan en la columna vertebral de la novela: un relato en primera persona, intimista y personal, acerca de un hombre en permanente tránsito, que recorre sus memorias de una infancia sobreprotegida y alimentada por los monos animados y la TV;su difícil trance hacia la adultez; y su encuentro descarnado con la literatura. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo "Random", Crítica, Daniel Rojas Pachas

“Random”: Fragmentos en La Habana

El escritor Daniel Rojas Pachas fue invitado al Festival Internacional de Poesía de La Haban 2014 donde, entre otras actividades, participó en una lectura donde selección fragmentos de su última novela, “Random”, publicada este año por Narrativa Punto Aparte.

Revisa acá los videos 1 y 2 de la presentación en Cuba y lee aquí un pequeño fragmento del libro, que podrás escuchar también en la voz del escritor:

Leí en alguna parte y en algún momento: “El viaje es un cambio de escenario que corrobora la persistencia del sujeto que viaja”.

He aprendido a amar los viajes como una forma de escribir lo incierto. Los precipicios al doblar una curva son un principio desde cualquier ángulo que se adopte, lecturas trasnochadas, alguna película de Jackie Chan, el agazapado frío pegado como sudor en cada vidrio y espalda de los anónimos compañeros. Adoro esas animitas cada treinta metros y pienso en todas las historias interrumpidas o eternizadas. Recuerdo un poema que dice: “Me he convertido en una animita de éxito entre los camiones y sus familias”. Animitas hechas con pedazos maltrechos de maderas y cruces. ¿Quién deja las flores a estos muertos que duermen en las riberas invisibles de las cuestas? ¿Quién deambula estas mismas carreteras durante la medianoche para depositar un saludo en forma de hojas muertas a los que vemos de ida o retorno, dependiendo del ángulo que se adopte? Yo he adoptado muchas poses y rostros por el solo gusto de extraviar lecturas y sentir que siempre estoy de vuelta y quizá en casa. Mientras alguien piense en mi ausencia, puedo creer en estas escrituras generosas por concebir.

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo "Random", Daniel Rojas Pachas