Archivo de la categoría: “Random”

“Random” y “La ciudad de los hoteles vacíos” entre lo mejor de la narrativa chilena 2014

La novela “Random”, del escritor ariqueño Daniel Rojas Pachas, y el libro de cuentos “La ciudad de los hoteles vacíos”, del escritor chileno radicado en EE.UU. Gonzalo Baeza, fueron seleccionados en la lista de “La mejor narrativa chilena del 2014″, que anualmente publica la crítica literaria Patricia Espinosa en su blog “Críticas de poesía y narrativa chilena”.

Ambas obras forman parte del catálogo 2014 de editorial Narrativa Punto Aparte.

portada randoms-rojas pachas2La memoria, el viaje, la violencia y la cultura pop son algunos de los elementos que integran la trama experimental de “Random”, novela que fue reconocida por el Fondo Nacional del Libro y la Lectura, a través de una beca de creación literaria. Por sus páginas transitan fragmentos de historias diversas, como la de un personaje en permanente tránsito que reconstruye, a partir de recuerdos, lecturas e imágenes, su historia personal: desde su infancia aislada y sobreprotegida en la violenta Lima de finales de los ’80, refugiado en los dibujos animados y las películas; hasta la descomposición familiar, las relaciones inadecuadas que no terminan de cuajar y su natural derrotero hacia la poesía. En esta realidad se cuelan trazas de otras vidas imaginadas: la historia del traficante Azul, las confesiones de un policía que investiga el sórdido crimen de una adolescente de la alta sociedad y fantasías sci-fi salpicadas de erotismo criminal y rebelión política. La historia de un guionista de cine frustrado, que ahoga sus fracasos navegando en bizarras páginas de internet, y la alucinante saga de Rodion y Juan, dos hermanos de naturaleza salvaje sumidos en una vorágine de sexo y violencia, también forman parte de este texto desafiante y provocador de Daniel Rojas Pachas, quien lleva a la máxima tensión los límites del género narrativo.

portada hoteles vacios 1Peleas ilegales de perros, hombres que roban cables desde las ruinas dejadas por un huracán, balnearios desolados fuera de temporada, dudosos torneos de box, son parte de la atmósfera que recrea Gonzalo Baeza en su libro “La ciudad de los hoteles vacíos”. Publicado inicialmente en España y próximo a ser editado en Estados Unidos por el sello Sudaquia, “La ciudad de los hoteles vacíos” es un conjunto de relatos que aborda la vida de inmigrantes latinoamericanos en Estados Unidos, lejos de cualquier estereotipo o sentimentalismo. En los cuentos de Gonzalo Baeza no hay realismo mágico ni figuras icónicas, sino extranjeros anónimos que han ingresado en el tejido más profundo de una Norteamérica donde los sueños se han desgastado y sólo queda sobrevivir. De esta forma, transitan por sus relatos mexicanos, chilenos o salvadoreños que viven en ciudades poco glamorosas y ocupan puestos de trabajo aún menos atractivos. No están aquí las grandes ciudades de la costa este ni las soleadas playas del Pacífico: los cuentos de “La ciudad de los hoteles vacíos” transcurren entre planicies eternas, apenas interrumpidas por las torres de alta tensión, o ciudades ignotas, como De Kalb, que no aparecen en las guías turísticas. Sus personajes son inmigrantes que se han lanzado a sobrevivir sin banderas de lucha, adaptándose al medio: acampan para conseguir descuentos en el Viernes Negro, tienen números de seguro social falsos, sufren por la hipoteca de sus casas, trabajan en Wal-Mart y viajan en buses Greyhound.

En la lista de “La mejor narrativa chilena del 2014” figuran también los libros “Motel Ciudad Negra”, de Cristóbal Gaete (Hebra Editorial); “La edad del perro”, de Leonardo Sanhueza (Random House); “Los muertos”, de Álvaro Bisama (Ediciones B); y “Cosas que nunca te dije” , de María José Viera-Gallo (Tajamar Ediciones).

Lee aquí las críticas, notas y entrevistas a los autores de “Random” y “La ciudad de los hoteles vacíos”.

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo "La ciudad de los hoteles vacíos", "Random", Crítica

Entrevista a Daniel Rojas Pachas en torno a su novela Random (Narrativa Punto Aparte, 2014)

Por Camila Ortiz. Publicado en letras.s5.com

drp—Tu reciente novela Random en su primer fragmento señala: “Hacer de cada puerta atravesada un mal recuerdo y buscar sentido a la derrota creyendo que la vida puede ser tan sencilla como un videojuego…”. La mayoría de críticas positivas que ha tenido el texto se centran en los tracks, en la literatura del mal y el reflejo del mundillo literario y el oficio del escritor frente al fracaso, ¿por qué crees se ha pasado por alto el tema de los videojuegos que es transversal al texto, especialmente los juegos de rol? Y en la misma medida, ¿cuán importante es para tu narrativa el videogame?

—Bueno, creo que cada crítico se aproxima a la obra desde los recursos que tiene o como uno mismo lo hace al leer, desde las preferencias y fijaciones que hemos ido adquiriendo producto de nuestra educación sentimental, en mi caso los videojuegos así como los comics y las figuras son parte esencial de mi biblioteca y discurso. Muchos considerarán eso una aberración, porque alta cultura, los libros, no pueden mezclarse con elementos tan mundanos y superficiales como un juego de nes o playstation, creo que hasta hace unas décadas lo mismo podría decirse de las películas. Negar la evolución de ciertas artes e industrias es ser reduccionista, claro también hay un tema generacional, o sea desde que nací hubo una consola en mi casa, desde la Commodore pasando por Atari, Nes, N64 hasta una Xbox hoy, del mismo modo siempre hubo toneladas de comics que mi hermano compraba y sigue comprando, discos compactos con mucha música, hoy transformados en una pila de memorias externas llenas de discografías y videos. Mis hermanos  mayores incluso tuvieron en un momento un videoclub de VHS cuando eran adolescentes y yo tenía nueve, por tanto no se trata de ser alienado sino de hacerte cargo de lo que te tocó vivir y he hecho eso en mi obra siempre, incluso cuando tradujeron Carne al inglés el traductor me decía que sus colegas norteamericanos se sorprendían de las oscuras referencias a la cultura pop gringa, bueno, es algo que está en mi ADN y que se mezcla con mi mirada continental e incluso mi compromiso de vivir Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo "Random", Daniel Rojas Pachas, Entrevistas

“Random” en Revista Terminal

Por Gonzalo Ortega

 

portada randoms-rojas pachas2Daniel Rojas Pachas, escritor ariqueño y creador de la revista y editorial Cinosargo, trabaja desde el extremo del país impulsando lo distante y diferente. En una entrevista se refirió a la imagen cliché de la literatura nortina “atada a una estética melancólica ligada al trabajo minero y el paisaje del desierto”, para profundizar que “la situación es mucho más compleja y rica en cruces y migraciones: primero, los derivados del intercambio entre las ciudades fronterizas de Bolivia, Chile y Perú y, luego, por los diversos mecanismos y procedimientos que transgreden géneros y realidades”.

Esa transgresión de géneros y realidades se percibe en Random, novela experimental donde la estructura va desplazándose entre el protagonismo de un escritor y gestor cultural y sus escritos. Escritos que cobran tanta vitalidad y fuerza que, a veces, relega la vida de su creador.

Los párrafos donde el escritor expone sus recuerdos desordenados, van antecedidos por un título que señala un grupo o cantante (Mr. Bungle, Placebo, PJ Harvey, The Ramones, Joy Division, etc.), con su canción y duración correspondiente. Esta lista se une al estado anímico como piezas nostálgicas y destructivas. La rabia de la memoria traza una infancia en Lima, bombardeada de explosiones y autos elevándose al cielo, mezclada con la fragilidad asmática y el encierro social del protagonista. Se agrega el abandono del padre para formar otra familia, dejando un vacío que lo llena de rencor. El protagonista desea explotar. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo "Random", Crítica, Daniel Rojas Pachas

Imposturas y tránsitos en la nueva literatura del norte de Chile

Suele pensarse que la literatura creada en el norte de Chile está atada a una estética melancólica ligada al trabajo minero y el paisaje del desierto, sin embargo, Daniel Rojas Pachas nos dice que la situación es mucho más compleja y rica en cruces y migraciones: primero, los derivados del intercambio entre las ciudades fronterizas de Bolivia, Chile y Perú y, luego, por los diversos mecanismos y procedimientos que transgreden géneros y realidades.

Por Daniel Rojas Pachas, publicado en Lacallepassy061

Arica y Parinacota y su frontera constituye una región relativamente joven (2007), de tardía anexión a Chile (1925). Lo expuesto da cuenta de factores geopolíticos que explican la extrema distancia que nos separa del centro del país y la precaria gobernabilidad sumada a la falta de políticas culturares claras y continuas.
Respecto al aislamiento natural, hay que mencionar que la ciudad chilena más cercana a Arica viajando por tierra es Iquique que está a 6 horas, casi la misma distancia que hay con Arequipa en Perú y un poco menos que la que hay con la Paz, Bolivia. Tacna, la ciudad frontera hermana de Arica, está a media hora de viaje por carretera con un incómodo control aduanero de una hora aproximadamente. (Las distancias que median entre las ciudades del norte son insalvables).
Es notoria además la falta de infraestructura cultural, me refiero a centros culturales, librerías, ferias del libro profesionalmente constituidas, medios de prensa especializados o siquiera pequeños reductos dedicados al arte y la literatura en los medios locales, asimismo hay una ausencia de plantas académicas que promuevan la investigación y extensión. Hay una desvinculación muy grande entre la realidad cultural presente y en desarrollo, y los programas de estudio. Los más conocidos “mecanismos de legitimación” que operan en el centro, son escasos en este contexto, por no decir nulos. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo "Namazu", "Random", Daniel Rojas Pachas, Rodrigo Ramos Bañados

Momentos Random

Por Juan José Podestá, publicad en letras.s5.com

“Las malas obras no tienen perdón,
las mediocres no tienen interés,
y las buenas no tienen explicación”
Julio Ramón Ribeyro


portada randoms-rojas pachas2Momento Random #1: “Rescate en el barrio chino”

No hace mucho tiempo atrás, regresábamos en bus varios escritores desde Tacna a Arica. Veníamos de un encuentro trinacional de poetas, y fueron jornadas intensísimas. Pues bien; en aquel regreso, y mientras Pancho Ide alucinaba en voz alta con la idea de arrastrar un caballo muerto por alguna playa, cual Orlando Furioso, miré sin querer a Daniel Rojas. Estábamos casi entrando en la parte chilena de la frontera, y él estaba pensativo, como casi siempre, aunque una leve sonrisa asomaba en la cara. Me pregunté en qué estaría cavilando. Quiero creer que la respuesta está en Random. Quiero creerlo porque me encantaría fraguar una novela en plena frontera. Quiero creerlo porque Random es pura frontera -como todos los que la han leído saben-, y también deseo creerlo porque así creo yo que deben ser pensados los libros, la literatura a fin de cuentas: en lugares que son como bisagras (como la frontera chileno-peruana), en sitios peligrosos, cortantes, como las gilletes que me mostró un poeta tacneño en el encuentro aludido, y que más que agresivo era candoroso con esa arma improvisada y chica, tan delgado y tan poeta peruano adolescente.

Y como teorizar sobre Random a estas alturas de la tarde me parece poco elegante, me remitiré a otras cosas sobre cómo creo yo que nació esta novela tan breve y tan excesiva, tan agobiante y agresivamente heterogénea.

Momento Random #2: “El vengador tóxico”
Estaba yo en un bar de Tacna llamado Zeit tomándome un pisco Italia, cuando siento ruidos al fondo. Resultó ser una lectura poética. Yo no conocía a Daniel, pero había oído de él. Mientras escuchaba a los poetas, sentí que alguien me miraba insistentemente. Me dije que ojalá fuera una tacneña con la que al día siguiente pudiera ir a la feria Caplina. Pero no: era Daniel. Nos presentaron y coincidimos casi de inmediato en que Memet es y es el peor poeta no de Chile, sino de la láctea, como dijo Piñera. Esa mala leche ya permeaba a Random. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo "Random", Daniel Rojas Pachas, Juan José Podestá