La vertiginosa historia de dos hermanas en “Mentirosa”, de Yuri Pérez

Por Felipe Gana, publicado en El Mostrador, 26/07/2012

Yuri Pérez en el año 2010 gana el Premio a la Crítica con su novela Niño Feo (Narrativa Punto Aparte, 2010), un ajuste de cuentas con su infancia y juventud, con el Chile de los 70′ y 80′, con la voz propia de un poeta convertido a narrador. Esta es su segunda obra de ficción, antecedida por Suite, un conjunto de cuentos recientemente reeditados por Emergencia Narrativa. Natural de San Bernardo, comuna que ambienta sus obras, de la cual es cofundador y director de la Academia de Letras.

En San Bernardo transcurre Mentirosa, su tercera obra de ficción. San Bernardo como telón de fondo para contar la historia de dos hermanas, hijas de un pastor evangélico y su mujer, también canuta, padres maltratadores, “la mamá con la varilla de álamos, el papá con los toqueteos”. Cada una contando su historia, casi separación por medio, en la que van construyendo sus biografías, los personajes, contándonos cómo van creciendo al alero del pastor abusador, mostrándonos su presente; una dueña de casa desencantada, la otra con un confuso concepto de ser “laica” (“Yo soy laica por decisión personal… No soberbia, soy laica”, posiblemente la palabra era agnóstica o atea). Hay otros conceptos errados como el de posesión efectiva, pero no hay razón para profundizar en estos.

La novela transcurre a ritmo vertiginoso, implacable, contando la historia de estas dos hermanas, creando la historia de estos personajes que hacen recordar a “Las Evangélicas”, la última invención del programa del alicaído rey del trasnoche, que hacen levantar el rating con sus alucinadas rutinas sobre la sexualidad, la calentura y el pacato mundo del canutismo, ¿por qué no citar a este espacio de entretención de la señal abierta? La novela está llena de referencias al respecto: a la Bolocco, a Hollywood y sus estrellas, a Miriam Hernández, a Cristián de la Fuente (“Su esposa ,no: sólo vende ropa que trae de Miami”); pero también disparando contra todos los escritores nacionales, levantando a algunos y botando a otros, los mismos de siempre: Luis Sepúlveda, Rivera Letelier, levantando sarcásticamente a la Allende, autora favorita de la hermana lesbiana, lectora voraz de la saga de Crepúsculo, saga con la que cree que es capaz de sacar a su hermana del mundo evangélico, contra los últimos Papas y la Iglesia entera y contra los evangélicos y contra el mismo autor, ¿cómo redención?; mientras la otra hermana se hunde en este mundo y mientras se hunde empieza la alucinación, comienzan las parafilias (el canibalismo, la pedofilia), las rivalidades, dios le habla, dios le da una misión. Aquí los personajes comienzan a tomar vida propia, a escapársele de las manos al autor.

Onetti cuenta en uno de sus artículos, recopilados en Confesiones de un lector (Alfaguara, 1995), que una amiga escritora le había comentado que sus personajes hacen lo que quieren, meses después leyó el libro de su amiga y le encontró la razón. “Los personajes sí habían cobrado vida propia y se habían unido en una conspiración infame para estropearle el libro”.

Pérez vuelve con su interesante voz y formas narrativas en Mentirosa, solo comparables en nuestra literatura local con Marcelo Mellado, pero con un final que se diluye en las excesivas alucinaciones de una Pastora Evangélica.

Anuncios

Comentarios desactivados en La vertiginosa historia de dos hermanas en “Mentirosa”, de Yuri Pérez

Archivado bajo "Mentirosa", Crítica, Yuri Pérez

Los comentarios están cerrados.